Bogotá, 30 de diciembre de 2018. Nos unimos en esta época del año para agradecer a cada una de las personas y entidades municipales, departamentales y nacionales que a lo largo del año contribuyeron y dieron la milla más para hacer del control fiscal en Cundinamarca una cultura ejemplarizante en contra de la corrupción.

Este año que termina permitió consolidar metas importantes en favor de la debida inversión de los recursos en nuestro territorio, gracias también al denodado esfuerzo del equipo de funcionarios de la entidad.

2019 nos señala nuevos retos que estamos seguros asumiremos siempre con el propósito de un bienestar común y dejando huella con la transparencia y por la paz de Cundinamarca.

 

 

 

Bogotá, 30 diciembre 2018. La información más relevante de los cinco ecosistemas de páramo con los que se cuenta, por primera vez hace parte del Informe del estado de los Recursos Naturales del Ambiente del departamento de Cundinamarca, 2018.

En el documento se plantea que estas áreas cuentan con una protección especial por parte del Estado, toda vez que resultan de vital importancia por los servicios ecosistémicos que prestan a la población colombiana, especialmente los relacionados con la estabilidad de los ciclos climáticos e hidrológicos y con la regulación de los flujos de agua en cantidad y calidad, lo que hace de estos ecosistemas unas verdaderas “fábricas de agua”, donde nacen las principales estrellas fluviales de las cuales dependen el 85% del agua para consumo humano, riego y generación de electricidad del país.

Entre los datos más destacados usted conocerá un panorama sobre la distribución, ocupación, estado de conservación y afectación de estos ecosistemas, la extensión total de cada complejo de páramo, la extensión específica en el departamento de Cundinamarca, el porcentaje en relación a la extensión del Departamento y el total de municipios inmersos en cada complejo.

Es así como se identifican los complejos de páramo: Chingaza; Guerrero; Rabanal, Río Bogotá; Altiplano Cundiboyacense y Sumapaz, Cruz Verde, con un total de 500.409 hectáreas y en Cundinamarca 237.749 hectáreas. De igual forma se estableció que estos sistemas cubren 101 municipios y en el departamento 67.

El complejo de páramo que tiene un mayor porcentaje de extensión en el departamento es el de Guerrero con 99.9% seguido del de Chingaza con 80%.

Los municipios que cuentan con mayor extensión del área de los cinco complejos son Fómeque, Gutíerrez, Cabrera, Guasca y Une, lo que representa el 37.9% de le extensión total del ecosistema en el departamento, según reporte de la Corporación Autónoma Regional de Guavio CORPOGUAVIO, Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR y la Corporación Autónoma Regional de Orinoquia CORPORORINOQUIA-

El informe también permite establecer los municipios en Cundinamarca que tienen incidencia en más de un complejo de páramo son: Choachí, Chocontá, Cucunubá, Gachancipá, Guayabetal, La Calera, Lenguazaque, Machetá, Suesca, Villapinzón  y Zipaquirá, tal como lo establecen resoluciones del 2016 y 2017 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Lo invitamos a consultar el Informe completo en: https://tinyurl.com/yaoh2m8e

 

 

Bogotá, 28 de diciembre de 2018 . Luego de evidenciar que  91 de los 115 municipios del departamento completaban 6 y 18 años sin realizar la actualización de sus registros catastrales, el contralor del departamento, Ricardo López Arévalo fijó un plan de acción que permitiera fortalecer los recursos de las alcaldías.

Como resultado de la gestión emprendida las administraciones de los municipios de Cáqueza, Choachí, Jerusalén, Silvania ( vigencia 2017), Fusagasugá y Nemocón (en trámite) promedian un total aproximado de incremento de recursos propios en cuantía de $4.449.724.575, estableciendo así una buena práctica administrativa, en la correcta sostenibilidad presupuestal y financiera de las entidades territoriales municipales.

Al mismo tiempo 85 municipios realizaron trámites para el proceso de conservación catastral en convenio con la Gobernación de Cundinamarca, la Corporación Autónoma Regional CAR y el Instituto Geográfico Agustín Codazzi- IGAC. El incremento aproximado del avalúo proyectado para 2019, según convenio está previsto en $499.592.689.900

“Esta decisión de las alcaldías mejora la calidad de vida de la población cundinamarquesa, aumenta los recursos propios y de libre destinación de las entidades territoriales y mejora la inversión de recursos en los diferentes sectores (social, educación, salud, infraestructura, deporte, recreación, etc.)”, precisó el contralor, López Arévalo-

 

Consulte más información en nuestra web

 

 

Bogotá, 31 de diciembre de 2018.   El difícil panorama que enfrentan los páramos de Chingaza, Guerrero, Rabanal – Río Bogotá, Altiplano Cundiboyacense y Cruz Verde – Sumapaz se evidencia en el  Informe Anual del Estado de los Recurso Naturales y del ambiente del departamento de Cundinamarca del año en curso, realizado por la Contraloría departamental.

Este primer diagnóstico identifica las razones por las cuales la existencia de los páramos en Cundinamarca está amenazada, entre las que se encuentra: el desarrollo inadecuado de actividades mineras ilegales, agrícolas, pecuarias, uso habitacional, pastoreo extensivo, quemas, infraestructura vial inapropiada, introducción de especies exóticas y turismo sin control #InformeAnual2018

Lo anterior, advierte el organismo de control conlleva a la pérdida de suelos fértiles, capacidad hidrológica, retención y regulación hídrica, especies de flora y fauna endémicas de las zonas y finalmente la fragmentación del ecosistema.

De esta manera, la contraloría de Cundinamarca hace un llamado de atención a los alcaldes de los 67 municipios donde están ubicados los 5 páramos en el departamento  y les advierte que tienen a su cargo proteger y conservar los ecosistemas estratégicos en sus respectivas jurisdicciones, por lo que deben coordinar y adelantar acciones de manera interinstitucional, que permitan salvaguardar estas áreas.

De esta manera,  se recuerdan las prohibiciones de actividades y proyectos en áreas de páramo, como lo son: la exploración y explotación de hidrocarburos, expansiones urbanas, construcción de vías nuevas, disposición, manejo y quema de residuos peligrosos, fumigación y aspersión de químicos y el uso de maquinaria pesada para el desarrollo de actividades agropecuarias. Se recuerda además, que la Ley 1930 de 2018, estipula fuentes de financiación para que las comunidades establecidas en estas zonas, puedan desarrollar procesos de reconversión de estas actividades productivas de alto impacto a nuevas actividades que no afecten el territorio.

El documento también se refiere a la evidente falta de gestión y cumplimiento por parte de las administraciones municipales frente a la apropiación de recursos para la compra, mantenimiento y/o pago por Servicios Ambientales –PSA-. De los 115 sujetos de control, tan solo 28 (24%) apropiaron lo correspondiente, los 87 (76%) restantes incumplen.

Igualmente se revela la existencia de 121 Sistemas de Tratamiento de Agua Residual STAR, en 63 municipios, de los cuales solo 96 están en funcionamiento,  en 50 de estos municipios, lo que indica que gran parte de los municipios están disponiendo sus aguas residuales directamente sobre los cuerpos receptores, limitando así su capacidad depuradora y de albergar vida.

Por esta razón el ente de control reitera el llamado a las administraciones municipales y a las entidades encargadas del proceso saneamiento básico a nivel territorial deben concebir los sistemas de tratamiento desde un enfoque integral que no solo realice la depuración del recurso, si no que permita que este pueda ser parte de una cadena de sostenibilidad ambiental, económica y social, según el uso requerido y permitido.

En este sentido, en ente de control recopiló información respecto al origen de los recursos para el mantenimiento y operación de los STAR instalados, lo que generó un nuevo llamado de atención a los alcaldes o las empresas de servicios públicos para que garanticen la operación, sostenibilidad e integralidad de los sistemas, tanto en criterios financieros, como operativos, puesto que las inversiones deben responder a las necesidades de funcionamiento en el corto mediano y largo plazo, sin descuidar la calidad del recurso tratado, cobertura de población atendida, y continuidad en el servicio, implementando tecnologías acordes a las características geográficas, ambientales, demográficas y de calidad exigidas por la norma vigente, presentado estrategias y estructuras viables en el tratamiento de las aguas residuales a nivel municipal.

Consulte el documento en la web

http://www.contraloriadecundinamarca.gov.co/index.php/es/2014-12-10-21-50-00/proceso-auditor/2014-12-15-16-39-01

 

 

Bogotá, 28 de diciembre de 2018.  Los proyectos presentados por estos tres contralores escolares se destacaron por contribuir y dejar huella en el marco del ejercicio del control y vigilancia de los recursos públicos en sus respectivas comunidades educativas.

En la tercera versión de la convocatoria realizada por la Contraloría de Cundinamarca se presentaron, 23 propuestas de las cuales 9 cumplieron con las bases del concurso Semillero de Valores, en el marco del ejercicio del control y vigilancia de los recursos públicos en el sector educativo del departamento y de las cuales, 3 resultaron ganadoras al ser consideradas como mejores experiencias.

Es así, como la contralora escolar, Erika Jimena Rubio Rodríguez de la  I.E.D.  IPEBI de Fómeque fundamento su propuesta (Sembrando semillas sobre el cuidado de lo público) a través de actividades en las que socializó la promoción de una cultura de veeduría para que sus compañeros de colegio recibieran información sobre la importancia de vigilar y liderar proyectos que establezcan el cuidado de lo público.

El contralor escolar, David Méndez Camelo de la I.E.D. José Neira de Machetá le dio respuestas claras a su comunidad educativa sobre la función de los contralores escolares y activó su propuesta “Compromiso de corazón por la transparencia”, concientizando la cultura de un buen control fiscal, al visibilizar la forma como se invirtieron los dineros de su institución educativa, planteando el mantenimiento requerido a la infraestructura y el mantenimiento de las sedes, al demostrar que los baños de los hombres permanecían inundados y realizando un seguimiento al Plan Alimentario Escolar PAE  y al transporte escolar en las sedes más alejadas del casco urbano. En este caso también presentó una denuncia ante el organismo de control para que se verifique el agrietamiento de pisos y paredes en varios sectores del colegio que están en riesgo de colapso, en la zona de laboratorios donde se agrupan entre 30 y 40 estudiantes.

Por su parte, la contralora escolar Laura Vanessa Martín Aldana de la I.E,.D. Monseñor Agustín Gutiérres de Tibirita con su proyecto “Pintando sonrisas, renovando sueños” planteó renovar  los ambientes recreativos de la sede Teguavita, con el apoyo de las directivas y de los estudiantes que realizaban trabajo social obligatorio, exigido como requisito para graduarse.

De esta manera, los equipos y espacios destinados para la recreación deteriorados por su exposición a los cambios climáticos y por el paso del tiempo fueron intervenidos, para brindarles condiciones dignas de esparcimiento a los niños de menores grados.

En marzo de 2018 se posesionaron 295 contralores escolares, estudiantes de los grados 9°,10° y 11° de 354 Instituciones Educativas del departamento en cumplimiento al Plan estratégico 2016-2019 de la Contraloría de Cundinamarca y de la ordenanza 182 de 2013.  Durante su periodo, el organismo de control fiscal lideró jornadas de capacitación, así como la invitación a participación en el II Congreso de Contralores en Sopó, convocado por la Personería de este municipio.

Este grupo de contralores escolares por primera vez conformó veedurías para hacer seguimiento a los Planes de Alimentación Escolar, PAE, convocadas mediante la circular del 16 de marzo por el contralor departamental y presidente de la Comisión Regional de Moralización, Ricardo López Arévalo ante el incremento de denuncias por presuntas irregularidades y demoras en el servicio.