Bogotá, 19 de octubre de 2018.  Al confirmar la presencia en los 116 municipios de Cundinamarca, el jefe del ente de control, Ricardo López Arévalo, indicó que es la forma para hacerle frente a los hechos de corrupción que dejan sin colegios, hospitales, centros de salud y plantas de tratamiento de agua potable, entre otras obras públicas a los cundinamarqueses.

“Salir del escritorio en Bogotá y llegar hasta los sitios más distantes de las cabeceras municipales en las 15 provincias, es lo que nos ha permitido fortalecer los procesos fiscales que adelanta la contraloría. Se ha verificado, por ejemplo, la construcción de unidades sanitarias en lugares donde no se requieren, el abandono de plantas de tratamiento de aguas residuales PTAR o el cierre de centros y puestos de salud”, explicó López Arévalo.

Las 16 audiencias públicas que se han realizado (2016-2018) han permitido rendir cuentas sobre la gestión en la debida inversión de los recursos públicos, también atender las inquietudes y aportes que hacen los ciudadanos y veedores, entre otros.

La invitación a los cundinamarqueses es que participen en las convocatorias a las audiencias públicas, espacios en los que se genera un verdadero diálogo directo y real que garantiza el seguimiento a los compromisos asumidos por las administraciones locales con proyectos que atiendan las necesidades de las comunidades.

A la par de dar a conocer la gestión de la contraloría atendemos las quejas que exponen los ciudadanos, “Este es un control fiscal que busca al ciudadano en las regiones y le da soluciones”, puntualizó, el jefe del ente de control departamental.

 

Consulte el registro de las audiencias públicas: https://goo.gl/f9YrCc   

 

 

Chía 18 de octubre de 2018. Con este anuncio el contralor departamental, Ricardo López Arévalo explicó la importancia de que el control fiscal este en los territorios, atendiendo a las comunidades, escuchando sus inquietudes y atendiendo las quejas.

Las audiencias públicas del ente de control son participativas pero especialmente se genera el espacio para que los cundinamarqueses acompañen  la vigilancia a la debida inversión de los recursos públicos.

“Cuando llegué en 2016 me comprometí  a  realizar una gestión transparente y por la paz de Cundinamarca, y así lo estamos haciendo. Estamos dando la milla más, que nos representa mayor esfuerzo pero que deja una enorme satisfacción por la lucha frontal contra la corrupción”, Ricardo López Arévalo .

 

Consulte las temáticas abordadas en las 16 audiencias públicas de control social en la web institucional: www.contraloriadecundinamarca.gov

 

 

Boletín 25, Bogotá, 16 de agosto de 2018.  El revelador diagnóstico que presentó la contraloría sobre la red hospitalaria estableció que de: 53 Empresas Sociales del Estado ESE,  186 centros de salud(60) y puestos de salud (126),  37 presentan un grave deterioro en su infraestructura, lo que en algunos casos ha generado su cierre por no cumplir con las mínimas condiciones para prestar el servicio.

“No existe la humanización del servicio de salud en Cundinamarca cuando ni siquiera las condiciones físicas de estos centros y puestos garantizan la dignidad humana”, reclamó el contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo, al socializar con los gerentes de la red hospitalaria y  la Secretaria de Salud departamental, el registro fotográfico del actual estado.

  • De los 37 centros y puestos de salud se encontró que 14 no tienen presupuesto para el mejoramiento de infraestructura.

Hospital Arbeláez: Centro de Salud San Bernardo, Centros de Salud Venecia, Centro de Salud Cabrera, Puesto de Salud La Sierra, Centro de Salud Pandí

Hospital Anolaima:          Puesto de Salud La Sierra, Puesto de Salud la Botica,Puesto de salud Reventones.                                          

Hospital Chocontá: Puesto de Salud de Macheta.                                                           

Hospital de Tocaima:      Puesto de Salud: Jerusalén

Centro Salud Fosca:        Puesto de Salud: Saname           

Hospital Guaduas:           Puesto de Salud Puerto Bogotá

Hospital de Girardot:     Puesto de Salud Barzalosa, Centro de Salud Buenos Aires, Centro de Salud Kennedy

  • 6 son construcciones nuevas aprobadas por la Secretaría de Salud Cundinamarca sin funcionamiento.

Lenguazaque: Antigua y nueva sede.

Hospital San Juan Rio Seco:Puesto de Salud Palestina de Puli y Puesto de Salud Valparaíso de Puli.

Hospital Viotá:  Puesto  de Salud: Liberia y Puesto de Salud San Gabriel

Girardot:             Unidad de Atención Primaria en Salud, Centro de salud Periférico – propuesto para cierre, Puesto de salud Diez de Mayo – propuesto para cierre, Puesto de Salud Miraflores – propuesto para cierre.

                                                              

  • 26 Instituciones de salud fueron cerradas por no cumplir conrequisitos de habilitación

Centro de Salud La Palma:E.S.E. Hospital San José de la Palma; Centro de Salud San Antonio de Yacopí; Puesto de salud de Murca; Puesto de salud de El Potrero;Puesto de salud de El Hato; Puesto de salud La Hoya de Tudela; Puesto de salud Minipí: En el primer piso de la casa que se observa a continuación se encontraba ubicado el puesto de salud de la vereda de Minipí, el segundo piso corresponde al salón de la Junta de Acción Comunal de la Vereda; Puesto de salud Zumbe; Puesto de salud Pate-vaca; Puesto de salud de Terán: En las instalaciones del Puesto de Salud de Terán funciona actualmente el colegio debido a la emergencia por la avalancha del río, debido a la ocupación del predio, la atención de los pacientes se realizaba en la casa deshabitada que un habitante de la vereda facilitó para ello; Puesto de salud de Llano Mateo;Puesto de salud de Alsacia; Puesto de salud de Guadualito; Puesto de salud Alto de Cañas, del puesto de salud sólo queda la plancha en cemento en el piso; Puesto de salud de Pueblo Nuevo; Puesto de salud de Guayabales; Puesto de salud de Ibama ; Puesto de salud Aposentos; Puesto de salud de Castillo

Hospital de Guaduas:    Puesto de Salud Dindal, Puesto de Salud Tati, Puesto de Salud Córdoba, Puesto de Salud Guaduero, Puesto de Salud La Paz-, Centro de Salud el Peñon: Puesto de Salud: Guayabal; Puesto de Salud: Talauta

El diagnóstico concluye que se está desprotegiendo la salud y servicio del campesino cundinamarqués en las zonas más alejadas de las cabeceras urbanas. A raíz de estas observaciones hechas por el contralor Ricardo López Arévalo, el gobierno departamental,  la secretaria de salud y los gerentes de la red hospitalaria se comprometieronhacer mesas de trabajo priorizando la revisión en cada uno de los casos.

 

 

Bogotá, 16 de octubre de 2018.  El aplazamiento en la apertura del servicio médico en el hospital de Zipaquirá hizo que el contralor departamental, Ricardo López Arévalo expusiera la situación ante la Comisión Regional de Moralización Bogotá-Cundinamarca para que se articularan los integrantes y se adoptaran las medidas del caso.

Una vez conocidas las explicaciones de parte del Gobernador del departamento, Jorge Emilio Rey y su equipo de gobierno y el alcalde de Zipaquirá, Luis Alfonso Rodríguez, entre otras autoridades los comisionados asistentes se pronunciaron reclamando el obligatorio cumplimiento al derecho a la salud de los cundinamarqueses afectado por las demoras en la atención y en la dotación de la sede hospitalaria.

La procuradora Regional de Cundinamarca, Magda Patricia Morales anunció una actuación preventiva especial a actuaciones hechas por el alcalde de Zipaquirá, Luis Alfonso Rodríguez Valbuena. Acciones que fueron respaldadas por el contralor auxiliar de Bogotá, Andrés Castro Franco y  el Defensor Regional, Julio Enrique Quintero Castellanos, al considerar que la ubicación estratégica de este hospital atendería la demanda de servicio que tanto se reclama.

El contralor departamental, como Presidente de la Comisión de Moralización, señaló además, que este caso tendrá seguimiento especial de los organismos de control y vigilancia. Al mismo tiempo, se conoció que en 15 días, el gobierno departamental recibe la terminación de los trabajos en las instalaciones del hospital, momento en el cual se espera que en el menor tiempo posible se habilite el servicio.

 

 

Boletín 24, Bogotá, 15 de agosto de 2018. Este fue el resultado del USATÓN, programa liderado por la Contraloría de Cundinamarcapara incentivar a la red hospitalaria a que usen lo que compran con recursos públicos,  luego de conocer el reporte de las auditorías vigencia 2015-2017a los 43 hospitales  y 10 ESE Centros de Salud de Cundinamarca en el que se estableció de acuerdo a la información aportada por los mismos gerentes que1.700 equipos no habían sido puestos al servicio, entre los que se destacan: mamógrafos, equipos de rayos x, ecógrafos, ventiladores, camillas, lámparas, desfibriladores e incubadoras.

El contralor departamental, Ricardo López Arévalo ha sido enfático en señalar que también se incurre en un detrimento patrimonial“cuando aquello en lo que se destinódinero público no se utiliza” y en desarrollo del proceso de beneficios de control fiscal requirió a los gerentes y al gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey para evitar un presunto detrimento patrimonial.

Luego de jornadas de trabajo continuasentre la Secretaria de Salud y los gerentes se activó la red y se acordó la puesta en servicio de los equipos en los propios hospitales (837 bienes por valor de $2.285 millones de pesos), también a través de contratos de comodato se determinó la entrega o recibo de los equipos entre hospitales para darlos al servicio (366 bienes por valor de $982 millones de pesos) por su parte, la Secretaria de Salud  gestiona de manera prioritaria la habilitación y adecuación de los servicios necesarios para el funcionamiento de 497 bienes por valor $2.602 millones de pesos.

De esta manera, se generan beneficios de control fiscal por más de $5.800 millones aproximadamente representados en la utilización de 1.700 equipos hospitalarios. “Ahora, la contraloría verificará si los soportes reportadospor los gerentes hasta el 31 de agosto corresponden al efectivo uso del bien. Igualmente se ejercerá vigilancia a través del respectivo plan de auditoría del organismo de control fiscal ”, precisó López Arévalo.

Así mismo,  destacó que este ejercicio de buenas prácticas  establece que en adelante los bienes que se adquieran deben contar con los estudios previos de necesidad que garanticen su uso y servicio.  Por esta razón requirió al Gobernador del departamento para que el proceso de adjudicación de  los equipos  en la red hospitalaria se haga con la presencia del organismo de control.