Boletín 22, Bogotá, 26 de julio de 2018. Al reconocer que año a año, los resultados de las contralorías en el país, la general y las territoriales no responden a las expectativas de los colombianos frente a la lucha contra la corrupción, urge que una vez elegido el nuevo contralor general de la República lidere los cambios que fortalezcan el control fiscal en todos los niveles.
Con esta reflexión el panel: “Necesidad de una política pública del control fiscal en Colombia" en desarrollo del foro "El futuro del control fiscal en Colombia", convocado por la Auditoría general de la República, el contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo planteó que la reforma debe restablecer las facultades preventivas para no seguir siendo “notarios” de la afectación del erario; garantizar la autonomía administrativa y presupuestal de las contralorías territoriales y que el procedimiento se ajuste a los tiempos reales.
Así mismo, López Arévalo aseguró que los corruptos en el país son los únicos que están aprovechando por la desarticulación institucional que se ha presentado en los últimos tiempos, ya que no existió voluntad para darle solución a la crisis del control fiscal a nivel nacional y territorial.
Destacó que es la primera vez, que con el liderazgo de la Auditoria General de la República se coordinó en los planes de auditoría temas sensibles para los colombianos, tales como el Plan de Alimentación Escolar, entre otros, y los resultados son el insumo para que los demás organismos de vigilancia adelanten las respectivas investigaciones.
“El control fiscal debe estar presente en las regiones del país, centralizarlo es acabar con la institucionalidad”, puntualizó, al tiempo que destacó la importancia de convocar a todos los sectores que concreten un proyecto de ley para ser presentado al congreso con las herramientas necesarias para un control fiscal fortalecido y eficaz, en beneficio del patrimonio público.
Conozca en detalle la información:

 

https://youtu.be/zXuYNqgjAHs