Boletín 01 - Bogotá, 23 de enero de 2019. Al acompañar el acto de posesión del nuevo contralor departamental, el contralor encargado, José Alfonso Granados Santos realizó un balance de la gestión en el cual expresó que se cumplió el ciento por ciento de cada uno de los objetivos misionales y estrategias, contempladas en el Plan “Deja huella con la transparencia por la paz de Cundinamarca”.

Explicó que también se realizaron a cabo todas las auditorias programadas, tanto en nivel departamental  como municipal, a todos los sujetos de control  y en el tema de responsabilidad fiscal se adelantaron los procesos correspondientes.

Así mismo,  destacó los resultados de beneficios de control fiscal que se adelantaron en tiempo real y que no generaron un desgaste estimado en 20 años que contempla hoy en día el proceso auditor junto con el proceso de responsabilidad, la demanda ante el contencioso administrativo que dificulta el resarcimiento real al detrimento patrimonial, afectando el bienestar de las comunidades.

Granados, sostuvo que el beneficio de control fiscal permite que en dos o tres meses, se adelante la acción pertinente y se recupere ese recurso, “estamos hablando de un resultado $280 mil millones de pesos que equivale a cuatro veces el presupuesto de la contraloría de Cundinamarca, un resultado supremamente importante”.

“En cuanto los beneficios cualitativos se adelantaron más de 260 acciones, que permitieron el mejoramiento de la gestión institucional, contractual, presupuestal, financiera, de proyectos en cada una de las entidades vigiladas. Fue un tema exitoso”, precisó el contralor saliente.

Por lo anterior, la Auditoria de la República destacó la gestión de la contraloría departamental, como la mejor dentro de las 62 entidades del país, en la efectividad de la recuperación de los recursos públicos.

Además se mostró frente a la próxima entrada en vigencia de la Guía de Auditoria territorial que trabajaron en conjunto todas las contralorías territoriales bajo el liderazgo de la contraloría General de la República, que contempla nuevas metodologías que blindan el proceso auditor.