Boletín N° 14. Bogotá, 30 de abril de 2020. Uniéndose a la alerta expresada por la Procuraduría General de la Nación, a través de la Directiva No 16, los organismos integrantes de la Comisión Regional de Moralización Bogotá-Cundinamarca, CRMBC, advierten a las administraciones locales, en especial a los representantes legales y ordenadores del gasto, guardar en sus actuaciones el cumplimento de la normativa contractual expedida en virtud del estado de emergencia sanitaria y los principios de la contratación estatal en todos los procesos de adquisiciones de bienes, obras y servicios requeridos para contener la expansión de la pandemia y mitigar los efectos del COVID-19.

De la misma forma, los exhorta a que garanticen el uso adecuado y prioritario de los recursos públicos disponibles, y que todas sus acciones estén enmarcadas en los principios de transparencia, eficiencia, moralidad, economía e integridad. 

Durante la sesión ordinaria de la CMRBC, realizada hoy, Juan Pablo Contreras, delegado de la Personería Distrital, manifestó su preocupación frente a la entrega de ayudas en Bogotá ya que falta claridad por parte de la Nación y del Distrito, de las personas a quienes deben llegarles estos beneficios; lo que ha dificultado las acciones de mitigación de los riesgos de desabastecimiento de la población más vulnerable. 

Asimismo, llamó la atención a las administraciones sobre la necesidad de realizar controles efectivos a las donaciones de particulares, en el sentido de garantizar que las ayudas en especie cumplan con los requisitos fitosanitarios para el consumo.

Por su parte, el defensor del pueblo Distrital, Rafael Navarro, expresó la necesidad de implantar protocolos de información en los hospitales para que los familiares de los enfermos por COVID-19 tengan conocimiento de la evolución y estado de sus allegados.

Al referirse a la crisis carcelaria que padece el país, otro de los temas abordados por la CMRBC, el defensor distrital expresó la necesidad de que el INPEC garantice la virtualidad de todos los procesos en los establecimientos de reclusión, de tal forma que los privados de la libertad tengan asegurado su derecho a la defensa y al debido proceso, y que no se paralicen o generen nulidades, situaciones que pueden afectar las condiciones carcelarias.

Por su parte, el contralor de Cundinamarca y presidente de la CRMBC, Edgard Sierra Cardozo resaltó la importancia del trabajo conjunto de los organismos de control y vigilancia para hacer frente a los hechos de corrupción que puedan presentarse en esta coyuntura en Bogotá y Cundinamarca. Para ello, al interior de la comisión se adoptarán a través de diferentes sistemas de comunicación procesos que agilicen las acciones, no se dupliquen tareas y, principalmente, lograr mayor celeridad de respuesta a la ciudadanía.