BOLETÍN DE PRENSA n ° 188 Bogotá DC 17 de febrero de 2015


 

La Contraloría de Cundinamarca realizó el lunes pasado 16 febrero en la provincia de Almeidas la Audiencia Pública de Seguimiento a Funciones de Advertencia No 1,2,3 de 2013 y la 29 de 2014; las cuales hace referencia a la prevención y mitigación del riesgo por la ola de calor, la destinación del 1% del total de los ingresos corrientes para la adquisición y mantenimiento de áreas de interés para acueductos municipales, cumplimiento con la norma de vertimientos, y el manejo de residuos y desechos peligrosos.

Este encuentro que tuvo como sedes los municipios de Manta y Machetá mostró la falta de recursos para el manejo óptimo de los vertimientos a las fuentes hídricas. El caso más preocupante lo presenta el municipio de Tibirita. Así lo manifestó el alcalde del municipio, Gonzalo Rojas Calderón, quien expreso que actualmente no cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales PTAR, ya que la construida en 2009 colapsó y no ha sido posible su reparación para su funcionamiento.

Por otro lado, Tibirita pese a los inconvenientes que se le han presentado, continúa trabajando al igual que Manta, Machetá, Villapinzón, Chocontá, Sesquilé y Suesca en programas de uso racional del agua, convenios con cuerpos de bomberos voluntarios, compra y delimitación de áreas protegidas y reforestación de las mismas, entre otras acciones que son aplicadas en beneficio de mejorar el medio ambiente.

Pasada la Audiencia en Manta, el Contralor de Cundinamarca, Néstor Leonardo Rico Rico y el Contralor Auxiliar, Germán Enrique Madero Pérez, presidieron en el municipo de Machetá, en horas de la tarde, la actividad "Claves en el Control Fiscal", una estrategia liderada por el Ente de Control que busca darle a conocer a los alcaldes y gerentes de hospitales las principales falencias que éstos incurren al rendir la cuenta, así como en el manejo presupuestal y contractual.

 

Ver: aspectos de la Audiencia