21 de enero de 2016, Bogotá.  

La solicitud fue hecha hoy por el Contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo al Fiscal III Delegado ante la Corte Suprema de Justicia para que se reconozca el derecho a la verdad, la justicia y la reparación en un daño patrimonial calculado de más de 45 mil millones de pesos.

“Teniendo en cuenta la connotación de los casos  y la especial gravedad de los delitos imputados en estos procesos penales, explica el Contralor Departamental que resulta inexplicable que ni el departamento, ni sus entidades descentralizadas,  ni los municipios afectados, ni la misma Contraloría, se hayan constituido como víctimas del Grupo Nule. Se ha dejado pasar un tiempo valioso que compromete el bienestar y los intereses de millones de pobladores en Cundinamarca”, puntualizó.

Por esta razón, en condición de Jefe de Control Fiscal departamental reclamó el reconocimiento como víctima en los dos procesos que la Fiscalía adelanta contra los consorcios de los cuales hacen parte empresas del Grupo Nule, por el presunto daño causado en el desarrollo de las Etapas I y II del Proyecto Acueducto  La Mesa- Anapoima y Acueducto Regional Integrado.

“Mientras hoy los cundinamarqueses padecen el drama de la escasez de agua,  es bueno señalar que no se puede responsabilizar solo a los fenómenos climáticos, sino que es necesario recordar también el fenómeno desastroso de los Nule en el departamento”, insistió el Doctor Ricardo López.

Este proyecto, adjudicado por la Secretaria de Obras Públicas en 2006-2007,  fue diseñado para ejecutarse en 4 fases y en las dos primeras participaron las empresas del Grupo Nule que son objeto de investigación por las autoridades competentes.

 

FASE I: 

Contrato de obra: SOP-A-194-2006 del 20 de diciembre

Valor: $21.089.562.542

Interventoría SOP-A-238-2006

Valor: $1.612.031.714

Interventoría EPCI 129-2010

Valor: $38.000.000

 

FASE II:

Contrato de obra: SOP-A-254-2007 del 27 de agosto

Valor: $ 8.394.999.980

Interventoría: SOP-A-254-2007

Valor: $760.780.829