Boletín 05 - Bogotá, 6 de febrero de 2018. Por primera vez los representantes de las entidades vigiladas en el departamento y las comisiones auditoras se dieron cita en la sede de la Contraloría en Bogotá para oficializar la instalación de las Auditorías Gubernamentales Presenciales, en aras de la transparencia, el debido proceso y el derecho de contradicción probatoria.

Con este anuncio el contralor departamental, Ricardo López Arévalo destacó el cambio implementado, en el que tienen participación activa y directa, el representante legal y demás funcionarios asistentes del Sujeto de Control, la Comisión Auditora, la Directora Operativa de Control, la Subdirectora de Fiscalización y el Contralor Auxiliar, siendo este último, el líder del proceso auditor.

Para la ejecución del primer ciclo del Plan General de Auditorías - PGA 2018, fueron convocados 18 sujetos de control (los alcaldes de los municipios de  Cachipay, Puerto Salgar, Caparrapí, Chaguaní, Nocaima, Nimaima, Funza, Tabio y Sibaté; así como los gerentes de las Empresas de Servicios Públicos de Puerto Salgar, de Fusagasugá, EMSERFUSA E.S.P., Terminal de Transporte de Fusagasugá, la Empresa de Servicios Públicos de Nocaima, Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Funza, la Empresa Comercial y de Servicios Integrados de Funza en liquidación, Centro Cultural Bacatá de Funza, Empresa de Servicios Públicos de Tabio y Empresas Públicas Municipales de Sibaté S.C.A E.S.P.)

El contralor auxiliar José Alfonso Granados Santos explicó que el proceso auditor está blindado de cualquier acto irregular o ilegal, en el entendido que las partes tienen clara las instancias y los compromisos que asumen. “La transparencia se evidencia no solo en la Audiencia de Instalación sino por parte de la Comisión Auditora al firmar la Declaración de independencia, en la que se plasman sus compromisos y deberes; así como bajo juramento manifiestan no estar incursos en causales de inhabilidad o conflictos de interés, para ejecutar la auditoría al respectivo sujeto vigilado”, puntualizó.

Al mismo tiempo, indicó que al final del proceso auditor el representante legal del sujeto de control firmará la “Carta de salvaguarda”, documento en el que se manifiesta que toda la información y documentación aportada durante el proceso auditor a la contraloría departamental es válida, integral y completa, se reconocen responsabilidades respecto a la adecuada presentación en los estados contables, entre otros aspectos.

Así mismo, el contralor auxiliar recalcó que el informe final de auditoría es de gran ayuda para la entidad auditada, “es un diagnóstico sobre el cual van a realizar un plan de mejoramiento, para garantizar que la gestión se optimice continuamente”, es claro que los jefes de control interno o quienes hagan sus veces estén al tanto de estas situaciones para que las acciones de mejora, o correctivas se diseñen efectivamente y se cumplan para erradicar las causas que generaron el hallazgo y no sean reincidentes”, indicó.

Los representantes legales de las entidades vigiladas, fueron receptivos y felicitaron a la Contraloría de Cundinamarca por esta nueva metodología de instalación transparente, clara, integral y garante de los derechos del auditado como del auditor; y del ejercicio de la vigilancia fiscal dentro del marco Constitucional y legal.